Actualidad

Alianza Galadtrans

El sector del transporte, en contra de la imposición de los servicios de carga y descarga de camiones

En el sector del transporte de mercancías por carretera viene siendo habitual que los propios conductores sean obligados por sus clientes a cargar y descargar los camiones. Fegatramer, la Federación Gallega de Transporte de Mercancías, puso este hecho de manifiesto en su Asamblea General Ordinaria, y se ha proclamado totalmente en contra.

Desde la Federación Gallega remarcan la necesidad de luchar contra la realización de la carga y la descarga de los camiones pesados por parte de los porteadores efectivos, salvo en las excepciones como la paquetería y las mudanzas. Para ellos estas prácticas “deberían de estar ya desterradas de la actividad del transporte público de mercancías por carretera”, pues remarcan que es “una labor que muchos transportista prestan presionados y obligados por sus clientes, bajo la amenaza de no volver darles trabajo”. 

Afirman que una parte de las empresas cargadoras gallegas no suelen pagar dichos servicios de carga y descarga, aunque solo hayan contratado el servicio de transporte. Por lo que en estos casos se anteponen los intereses económicos de la empresa cargadora “a la seguridad del propio servicio y a la salud del conductor profesional, que tras realizar la conducción o previa a su realización, se ve obligado a realizar la carga o descarga de las mercancías”. Para ello, muchas veces tienen que utilizar equipos de manutención que le son ajenos, “y que generan riesgo tanto para ellos como para las mercancías y vehículos”.

Además, este hecho también se extiende a la estiba, pues en muchas ocasiones los conductores profesionales se ven obligados a realizarla ellos mismos. Desde Fagatramer consideran que “debería de realizarse por personal de almacén formado y especializado en esta operativa, por cuanto además del riesgo intrínseco de la misma, luego tiene repercusión sobre la seguridad del transporte, y posibles daños en las mercancías”.

En su nota de prensa, la Federación Gallega de Transporte de Mercancías añade, entre otras reclamaciones, la necesidad de controlar los pesos y dimensiones de los vehículos. La federación mantiene que “en muchos casos se cargan, por necesidades de los clientes, en alturas superiores a lo establecido en el Reglamento General de Vehículos”. En este sentido Fegatramer opina que “la normativa debe ser clara y que por parte de la administración se deben de controlar estas situaciones”. 

En el caso de las 44 Toneladas, Fegatramer ha expresado su oposición a su implantación “porque salvo en algunas actividades específicas, serán más los perjuicios que los beneficios”. Finalmente, concluye que cualquier cambio que se proponga “debe consensuarse con el sector, y sobre todo, cualquier cambio debe de contemplar un período transitorio suficiente para la necesaria adaptación de las empresas de transporte”.

Fuente: Transporte al día